Vivienda Tradicional

Se transportan a la obra y se colocan “in situ” piezas elementales de dimensiones pequeñas (suficientes para moverlas una sola persona) unidas con argamasa, que conforman el volumen del edificio.

Es una construcción más conocida y difundida, sin necesidad de una mano de obra especializada. Interviene el agua en muchas fases de la obra, aunque actualmente se reduce bastante esta circunstancia y se está llegando a una construcción racionalizada por la introducción de la prefabricación en algunos procesos, muy particularmente en la tabiquería, con la generalización del sistema de placas de yeso laminado.

El sistema se penaliza por el tiempo que se tarda en la ejecución, pero el resultado agrada al usuario por la sensación de solidez debida a la pesadez de la construcción.

Personalmente prefiero una estética de volúmenes prismáticos, en los que encaja bien la cubierta plana y los enfoscados, priorizando así el volumen general antes que las texturas superficiales. Pero también aparecen la cubierta inclinada y el ladrillo para reducir el mantenimiento, adecuarse mejor al clima o para satisfacer distintos gustos personales.


Galería